91 025 56 49 / 647 71 58 04

Últimos post

Coches con motor de agua

Audi apuesta por el nuevo carburante e-diésel líquido

Dime el color de tu coche y te digo como eres

Existen numerosos estudios que analizan la personalidad dependiendo de los colores que la persona elige.

Consejos para cuidar la pintura de tu coche

Una de las partes que más sufre de nuestro coche es su pintura. Te mostramos algunos consejos para cuidarla.

Consejos para cuidar la pintura de tu coche

Una de las partes que más sufre de nuestro coche es su pintura. Te mostramos algunos consejos para cuidarla.

Para que la pintura de tu vehículo se mantenga como nueva, hay que tener en cuenta un buen lavado, es decir, es necesario limpiarlo con productos que no corroan la pintura del coche y que no provoquen óxido. El principal enemigo de la chapa del coche. Es necesario que leamos los componentes del producto a utilizar o lo consultemos en el establecimiento donde lo adquirimos. Además, para alargar la vida de la pintura, es necesario utilizar abrillantadores y ceras para crear una capa protectora y aislante, añadiendo así calidad y brillo al color del coche.

Uno de los puntos más importantes a la hora de lavar el coche, es echar abundante agua para que se reblandezca toda la suciedad y no haya después necesidad de rascar las manchas. Hay que empezar a lavar siempre primero la parte baja del coche, es decir, los neumáticos y guardabarros, que son las partes que más descuido de limpieza posee.

A continuación pasaremos a limpiar la carrocería por el techo hacia abajo, con una esponja blanda y con un champu que no contenga acidos. Una vez limpio el vehiculo, optaremos por secarlo con un paño de microfibras.

En cuanto a los cristales, aunque ya los hayamos secado anteriormente, es preferible usar un limpiacristales específico, que evitará que aparezcan de velos en el cristal y lo dejaran con un acabado conjunto impecable.

Otras consideraciones a tener en cuenta es que, no debemos de lavar el coche a pleno sol, ni intentar limpiarlo con un trapo seco, ya que rallariamos la pintura y la laca del coche.